Por Rogelio Varela

“Hagas lo que hagas, hazlo tan bien para que tus clientes vuelvan y además traigan a sus amigos”

Walt Disney

A pesar del ruido que metió en el medio financiero el fraude de Ficrea, las Sociedades Financieras Populares (Sofipos) siguen ampliando su captación.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), hasta el primer semestre del año esos intermediarios captaron casi $19,800 millones de pesos, lo que significa un crecimiento de 11.2% con respecto a igual lapso de 2014.

Para CAME, que dirige Federico Manzano, el hecho de que las sofipos puedan captar recursos del público ahorrador le ha servido para cubrir los altos costos operativos que sigue teniendo la banca, a la vez que ofrecen a sus clientes tasas atractivas para depósitos que, por su monto tan pequeño, difícilmente podrían obtener al acudir al mercado financiero. “A nuestros clientes les ofrecemos por sus ahorros un rendimiento de 5% anual para depósitos que promedian $1,500 pesos, que difícilmente obtendrían en otra institución”, dice Manzano.

También explica que para los pequeños ahorradores significa un rendimiento muy bueno, mientras que a CAME le permite pagar el costo por transferencia de sus depósitos que alcanza $9 pesos por operación.

Ligar el pago de un microcrédito con una figura de ahorro es algo innovador en nuestro mercado, permitiendo a firmas como CAME ganar fidelidad entre su clientela.

Los datos de la CNBV revelan hasta junio de 2015 que más del 70% de la captación que hacen las sofipos se concentra en depósitos a plazo, un instrumento que ha caído en desuso en muchos bancos, pero que en ese nicho sigue siendo atractivo gracias a las tasas de cobre.

Así, CAME se coloca entre las sofipos más exitosas, con crecimientos de doble dígito alto en su cartera, siempre enfocándose hacia actividades productivas, y su estrategia es que sus clientes al mismo tiempo tengan una cuenta de ahorro.

Actualmente esta sofipo tiene más de 385 mil clientes con un historial de más de 1.4 millones de créditos que tienen alta revolvencia, ya que reporta una cartera vencida de 2%, muy por debajo del promedio de los bancos. Esto ha sido gracias a que el 45% de sus créditos están ligados a una cuenta de ahorro.

A decir de Manzano “CAME no tiene planes para convertirse en banco”, aunque ha ampliado el número de productos que opera, ofreciendo también seguros que cubren ciertos padecimientos, teniendo como socios de negocios a ACE Seguros y Aserta.

“Nuestros promotores conocen bien a los clientes, lo que permite ver a detalle la operación del negocio y eliminar riesgos”, concluye Manzano.